Estela de Carlotto: “El pedido es que todos muestren en las ventanas sus pañuelos como símbolo mudo, pero visible y conmovedor”

La presidente de Abuelas de Plaza de Mayo, en Mañana Sylvestre, se refirió al “Pañuelazo Blanco” que reemplazará a la habitual marcha con motivo de los 44 años del golpe militar que diera inicio al Proceso.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

Este 24 de marzo será una jornada particular para las agrupaciones de defensa de los Derechos Humanos en Argentina, donde las proclamas de Memoria, Verdad y Justicia serán reinvindicadas puertas adentro, en virtud de la cuarentena impuesta por el coronavirus.

“El pedido es que todos muestren en las ventanas sus pañuelos como símbolo mudo, pero visible y conmovedor. Pedimos que no vaya nadie a la Plaza porque tenemos que quedarnos en casa. Pero los que están invitados de la prensa a concurrir, que vayan y luego difundan a través de sus medios lo que vieron”, expresó en Mañana Sylvestre Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo.

Los organismos de derechos humanos convocaron para el martes 24 a un «pañuelazo blanco», una original iniciativa para que a través de redes sociales y desde los frentes de los domicilios particulares se compartan pañuelos.

«Nosotros no tenemos pausa, tenemos apuro de encontrar los que faltan, que son muchos suponemos que son más de 300 que pueden estar en cualquier lugar del mundo, porque hemos encontrado nietos en el extranjero, que pueden estar viviendo allí por trabajo, por aventura. El gobierno anterior quería borrar la historia, no querían que visibilizáramos la lucha, haciendo presencia en todo el país y el mundo. Hoy tenemos felizmente un gobierno que nos acompaña, que nos entiende, nos respeta y lógicamente que nos refuerza esta voluntad de dar buenas noticias que es el encuentro de cada nieto, que es un milagro”, destacó y sostuvo que «la dictadura hirió al país completo».

Apuntó que Mauricio Macri “nos ofendió, porque en campaña dijo que éramos un curro y cuando asumió el gobierno no nos querían recibir. Nos recibió solo por obligación ante el mundo porque gobiernos de otras partes del mundo nos querían ver en sus visitas oficiales. Dudaron del número de nietos recuperados, y dijeron que teníamos una fábrica de nietos. Una cosa tan diabólica, y tremenda”.

Martes 24 de marzo de 2020