“Por 1° vez en muchos años bajó el consumo de leche, y ese es un dato grave”, señaló Daniel Arroyo

El ex viceministro de Desarrollo Social y actual dirigente del Frente Renovador estuvo en Mañana Sylvestre y alertó por el deterior social, la caída de consumo de lácteos y su impacto en el desarrollo de los niños, sobre todo de los sectores más vulnerables. “Hay un planchazo fuerte de la actividad económica, y creo que el parate de la construcción y del textil aumentó fuertemente la pobreza sobre todo en el Conurbano bonaerense”, indicó.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

Para analizar la situación social y laboral del país, tras conocerse la cifra de desempleo, que según el INDEC se ubicó en 9,3%, en los micrófonos de Radio Del Plata habló Daniel Arroyo, dirigente massista y ex viceministro de Desarrollo Social.

Es claro que la situación ha empeorado, y los datos del INDEC marcan eso, que en los últimos 8 meses la situación se ha puesto muy complicada, también por el lado del trabajo”, dijo.

Para el dirigente peronista, las cifras del INDEC marcan una tendencia preocupante, como es “la pérdida de 140.000 empleos en lo que va del año, el aumento de la desocupación y de la subocupación porque la gente trabajar menos horas”, y los altos niveles de desempleo en los grandes conglomerados urbanos, como Buenos Aires, Córdoba, Rosario o Mar del Plata.

En este sentido, advirtió por el fuerte impacto que esto genera en los sectores más humildes, y los cambios en la cultura alimenticia, donde “se come menos y mal”.

Cualquiera que vaya a un comedor comunitario en la provincia de Buenos Aires va a ver más gente, y más gente en los comedores escolares. El dato más grave es que por primera vez en muchos años bajó el consumo de leche. Todas las madres saben que tienen darle leche a sus hijos, si no se compra leche es porque no hay plata. Si un chico come mal, va a aprender mal y se va a complicar para adelante”, enfatizó.

Hay un planchazo fuerte de la actividad económica, y creo que el parate de la construcción y del textil aumentó fuertemente la pobreza sobre todo en el Conurbano bonaerense y no veo un horizonte para adelante, no veo ninguna actividad ni ningún rubro que esté levantando un poco”, acotó.

En relación a la tan anunciada llegada de inversiones, Arroyo consideró que si en efecto se da el desembarco de capitales, afectará solo a sectores determinados de la economía, de “alta rentabilidad” como el mundo financiero, la minería o la soja, pero no promoverá en gran medida al empleo.

El trabajo en Argentina está en la construcción, el textil, el comercio o el metalmecánico, y si no se mueven esas cadenas productivas no va a haber mejorar la situación”, sostuvo.

Por otra parte, llamó al Estado a volcar recursos en inversión pública, no solo en grandes proyectos sino en “obras de infraestructura de pequeña escala”, que impulsan la actividad en los barrios y sectores de menores recursos.

Para Arroyo, “el gran error del Gobierno es pensar que esto se resuelve con inversiones, y no moviendo el mercado interno”.

“El Gobierno no entiende el mercado informal de trabajo, el mundo de cuentapropismo, porque no entra en un Excel, ni en un cuadro, y a mi modo de ver se va desenganchando cada vez más de la vida cotidiana”, fustigó.

Audio de la entrevista

Jueves 25 de agosto de 2016