Prescripción de la causa del Colegio Ecos: “Fue otro día nefasto para la Justicia”, dijo Carlos Ecker, papá de Federico

Uno de los familiares de víctimas de la tragedia vial ocurrida en 2006 en la provincia de Santa Fe, en Mañana Sylvestre, cuestionó la decisión judicial que declaró como prescripta la causa por el accidente que costó la vida de 9 estudiantes del Colegio Ecos y de una docente, y anticipó que recurrirán a la Corte Suprema de esa provincia.

“Ayer fue otro día nefasto para la Justicia santafesina. Son piedras en el camino, pero vamos a seguir luchando por la Justicia que nos merecemos todos los argentinos”, sostuvo Carlos Ecker, papá de Federico, uno de los 9 estudiantes del Colegio Ecos fallecidos en el accidente vial ocurrido en Santa Fe en octubre de 2006, que se llevara también la vida de una docente.

“Nos están diciendo que nuestros hijos no murieron, que no hubo culpables, que no pasó nada, y eso nos duele, y nos hace pensar en qué Justicia estamos teniendo”, dijo Ecker.

Las idas y vueltas judiciales

La causa tuvo caminos sinuosos durante estos 8 años, ya que hubo una primera sentencia del juez Jorge Galbusera que absolvió al chofer Oscar Atamañuk y que fue anulada.

“Después toma la causa el juez Virgilio Palud, que dictamina una condena de 3 años en suspenso, y 7 años de inhabilitación, lo que pasa es que se olvida el abc porque no le toma declaración al único imputado”, explicó Ecker.

“Parece más de inoperancia e ineptitud, que otra cosa porque la verdad es que es algo muy burdo. La defensa después de un año se entera que no le tomaron declaración, al único testigo y apela esa declaración, y la toma el juez Jorge Fernández, que dictamina una sentencia rápida de 2 años y medio de prisión, y 5 años de inhabilitación, y la causa no prescribe”, aclaró.

Ahora la Cámara Federal de la ciudad de Rafaela dictaminó la prescripción de la causa “por el paso del tiempo”. Al respecto el papá de Federico aseguró que continuará con las actuaciones y dijo: “Vamos a apelar a la Corte Suprema de la provincia de Santa Fe”.

La responsabilidad del conductor

“El chofer es culpable porque no frenó, siguió a 95 km/h, y se tiró al lado contrario de su andarivel, -donde impactó con el camión, cuando cualquier chofer que vea un objeto zigzagueante delante suyo, -porque era una recta de unos 10 km–, se tiene que tirar a la banquina y esperar que ese bólido pase”, dijo Ecker.

En Radio Del Plata, el padre de Federico remarcó que “sabemos que la cárcel no recupera o recupera muy pocas personas, no lo queremos mandar a la cárcel (al chofer Atamaniuk). Lo que pretendemos es que le saquen su arma, su carnet de conducir”.

Sobre la vida actual del chofer, dijo que hoy “duele saber que tiene una empresa de remises en Monte Caseros, Corrientes, y se jacta de poder manejar a 200 km/h. Tiene un karting, y un Facebook donde lo siguen los fierreros”.

Miércoles 10 de diciembre de 2014