Prisión domiciliaria a Etchecolatz: “Por ser viejo no se deja de ser genocida”, indicó Adriana Taboada, perito psicóloga

Compartir

La semana pasada, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 6 concedió la prisión domiciliaria al represor condenado a prisión perpetua Miguel Etchecolatz, ex jefe de la Brigada de Investigaciones de la Bonaerense.

Etchecolatz tuvo a su cargo 21 centros clandestinos de detención durante los tiempos en que conducía a la Bonaerense Ramón Camps. El represor fue condenado en 6 oportunidades por crímenes de Lesa Humanidad.

En Mañana Sylvestre, habló la perito psicóloga Adriana Taboada y fustigó la decisión de la Justicia, ya que a su juicio no hay razones que ameriten el cumplimiento de su condena fuera del ámbito penitenciario.

“Todos los genocidas hoy son viejos o muy viejos. Pero por ser viejo no se deja de ser genocida. Son criminales que han envejecido. El envejecimiento no tiene por qué ser un elemento que quite la posibilidad sancionatoria, o que no cumpla prisión en la cárcel”, sostuvo.

“Él come solo, se baña y se viste solo. Tiene dificultades pero ninguna impide estar en la cárcel”, precisó.

Taboada criticó la decisión judicial y sostuvo que el fallo es un “beneficio político” para el represor.

Etchecolatz, de 88 años, fijó domicilio en Mar del Plata, donde tendrá “un dispositivo de monitoreo electrónico”, Allí vivirá junto a su esposa, que oficiará de “garante en el cuidado” del reo. Los magistrados prohibieron que tenga armas de fuego en su casa, ubicada en la calle Nuevo Boulevard del Bosque, entre Guaraníes y Tobas, del Bosque Peralta Ramos.

Lunes 2 de enero de 2018