Protesta contra el traslado de Franchiotti a 10 años del asesinato de Kosteki y Santillán

En conversación con Mañana Sylvestre, Federico Orchani, vocero del Frente Popular Darío Santillán explicó el reclamo de su organización contra el traslado de los ex policías bonaerenses Franchiotti y Acosta a la unidad de régimen abierto N°11 de Baradero, al cumplirse 10 años del asesinato de los militantes.

Sobre la posibilidad del acceso a un régimen carcelario abierto para el ex comisario Franchiotti, responsable principal del asesinato de los militantes Maximiliano Kosteki y Darío Santillán ocurridas el 26 de junio de 2002 en el partido de Avellaneda, Orchani refirió que “es un baldazo de agua fría. Más allá del hecho concreto que Maxi y Darío eran militantes de nuestra organización, yo creo que la cuestión trasciende totalmente. Esto es un llamado de atención al pueblo en su conjunto, para que no retrocedamos a época oscuras de nuestro país. Nosotros lo que estamos denunciando es que atrás del traslado de Franchiotti a un penal de Baradero, que es como una quinta de fin de semana, hay todo un entramado de complicidad, de impunidad entre el poder judicial, el poder político y las fuerzas de seguridad”.

“Hemos optado por la movilización popular, por dirigirnos a ciudad de Baradero, para alertarles que en las calles de su ciudad es muy probable que ande un asesino suelto y en este sentido creo que las repercusiones han sido favorables. El repudio ha sido bastante contundente”, explicó Orchani.

“Esto fue decisión del juzgado N°7 de Lomas, son decisiones que se toman prácticamente en las sombras. Nosotros tuvimos la oportunidad de conocer el penal, y ahí Franchiotti es patrón. Imagínense que él era comisario. Y la defensa de Franchiotti apela la sentencia y la condena a la Corte Suprema de la provincia de Buenos Aires, donde una de las máximas autoridades es Luis Genoud, que en aquel momento en junio 2002, era el secretario de Seguridad de la provincia, o sea que el responsable político directo de la policía del puente es el que tiene que decidir si Franchiotti queda en libertad o no. Es realmente un disparate, y se tendría que excusar de decidir sobre esto. Y es parte de todo un entramado que describía anteriormente”, puntualizó.

Además, en Radio La Red, Orchani aseguró que “Franchiotti era integrante de las bandas de Camps, durante la época de la dictadura. Es decir, que si la Justicia hubiera actuado en su momento, y Franchiotti estuviese preso desde hace rato quizá nosotros tendríamos a Maxi y a Darío con vida”.

“El caso de Maxi y Darío trascendió, pero son decenas de casos en los barrios más humildes que ocurren todo el tiempo, de abuso policial, de violencia institucional, donde nosotros venimos trabajando desde la óptica de los derechos humanos”, indicó en medio de la marcha sobre el Puente Pueyrredón en memoria por los 10 años del crimen de ambos militantes.

Martes 26 de junio de 2012