“Recibimos amenazas desde celulares truchos”, dijo Omar Suárez, dueño de Cocodrilo

Compartir

En Mañana Sylvestre, el dueño del conocido local nocturno Cocodrilo dijo haber recibido mensajes intimidatorios a través de SMS por una causa judicial referida a un hecho de violencia entre barras ocurrido tiempo atrás en su boliche y por el que sus empleados deben ir a declarar ante la Justicia.

“Tenemos una situación judicial en la que todos mis empleados tienen que ir a declarar por un problema entre barras. Tengo una indignación bárbara porque durante la noche estuve recibiendo amenazas y estoy muy contrariado con todo esto porque tengo a todo mi personal que tienen que ir declarar, personas que trabajaron toda la noche y se tienen que quedar hasta las 12 del mediodía en una causa que ya estaba prescripta”, señaló Omar Suárez en referencia a un incidente ocurrido en marzo pasado y que acabó con un hombre de la barrabrava de Boca Juniors, herido de bala en la puerta de su local.

Suárez confirmó que se recibieron amenazas telefónica a través de “mensajes de texto de esos celulares truchos que andan dando vueltas por todos lados, de gente anónima. La verdad que no sabemos de dónde vienen las amenazas, y tengo una indignación total”.

Luego agregó que “los mensajes anónimos decían ´ojo con lo que van a declarar porque son todos boleta. Los estamos mirando, están en la puerta con un saco marrón´ y hablaban de nuestros custodios”.

Respecto de las amenazas recibidas hoy, el propietario de Cococrilo dijo que “la denuncia la hice pública porque no tiene sentido ir a la Policía por mensajes enviados desde un celular que no existe. Yo no estoy citado para declarar pero me voy a quedar con mis empleados. Pero hicimos esto público para que alguien se acerque, porque estamos yendo ahí y estamos desprovistos de todo y no sabemos qué nos va a pasar. Nosotros no tenemos nada que ver, fue un hecho aislado a nuestro negocio y ya la Justicia en primera instancia había dado una falta de mérito. Un persona entró tiró dos tiros y se fue corriendo y nosotros estamos pagando esta consecuencia. Los criminales, los barras están gozando de libertad y todos mis empleados preocupados, asustados y con miedo”.

Suárez, luego dio algunos detalles más del incidente ocurrido en su local de la zona de Palermo: “Esto fue en marzo del año pasado. Por circunstancias de la vida no me encontraba en Buenos Aires, estaba en México. Antes de ingresar al local, a la parte del restaurante, el “uruguayo” (por el barra de Boca) recibió dos tiros en la puerta por gente desconocida que se dio a la fuga. Yo no puedo pretender que mis porteros o la gente de seguridad que estaba en ese momento se interpongan en una balacera, que no es lo que se está acostumbrado en un negocio de la noche, ni en un negocio cualquiera”.

Audio completo de la entrevista

Viernes 27 de abril de 2012