Reforma en ANSES: “Lo que se viene para los jubilados es la crónica de un ajuste anunciado”, dijo Miguel Fernández Pastor

Compartir

“Clarín publicó que con este ajuste se llegarán a ahorrar $ 100 millones -comentó Fernández Pastor-. Si uno lo divide por 8 millones de beneficiarios, le da $ 12.500 por beneficiario; si el promedio de jubilaciones ronda los $ 7000 y pico ó los $ 8000, la realidad es que al dejar de lado la movilidad para pasar al ajuste por inflación le están robando el 15% a los jubilados”.

En su paso por el aire de Radio 10 el abogado especialista en temas previsionales destacó que “este año la inflación es 24%; y para el año que viene está previsto un 10%. Con lo cual si se usa el índice de inflación -de 10% contra el 24%-, los jubilados perdieron 14%. O sea que esto es sacarle la diferencia entre la recaudación y el incremento de los salarios. Lo que significa técnicamente es que si hay crecimiento económico, no beneficiará a los jubilados. La fórmula de movilidad era una forma procíclica: si el ciclo económico iba en crecimiento, los jubilados recibían más; si la economía caía en recesión, los jubilados se perjudicaban, pero para compensar esa diferencia estaba el fondo de garantía. Ese era el sentido conceptual con el que se creó el fondo y la formula de movilidad. Pero ahora el fondo de garantía lo usarán para otra cosa y no quieren repartir el crecimiento económico con los jubilados, se lo quieren quedar los de siempre, los que más ganan”.

O sea que a partir de ahora el jubilado va a salir perdiendo “porque no va a tener una recuperación económica como tenía asegurada antes, dos veces al año. Esto ya no va a ser regulado por ley”, señaló Fernández Pastor.

Sobre los estatutos especiales
Con relación a las reformas de los estatutos especiales de jubilación, que prevé aumentar la edad jubilatoria, Fernández Pastor indicó que “eso es el cinismo más grande que uno pueda imaginar. Aparte lo presentan como ´las jubilaciones de privilegio`, cuando lo cierto es que en Argentina existen dos regímenes de privilegio únicos, el de servicio exterior y el de los jueces. Los que están involucrando en realidad en esos servicios de privilegio son los servicios especiales, los que causan envejecimiento prematuro y los docentes, que son aquellos q se jubilaban prematuramente en función de su realidad profesional, es decir q van por el viejo artículo 156 de la ley 24.241 de la época de Menem, que igualaba a los regímenes especiales y diferenciales en la edad de la jubilación ordinaria, imaginate la gente que recoge el carbón, o los basureros, o a muchos trabajadores que hacen trabajos especiales que producen envejecimiento prematuro”.

El analista previsional comentó además que “ahora dicen que la edad jubilatoria no se toca. Pero lo cierto es que ya se tocó, en la reparación histórica. Las mujeres más pobres ya se jubilan a los 65 años. Las que quedan son las trabajadoras formales, pero el promedio jubilatorio de la mujer es 63 años… Con lo cual la edad en los hechos ya lo corrieron, no hace falta hacer nada…”.

Para Fernández Pastor “lo peor es lo que se viene para los próximos jubilados, porque el ajuste completo que propone el FMI (que ya lo propuso hace un año) es ajustar la tasa de sustitución, que es la diferencia entre lo que cobra el trabajador activo y lo que cobra el pasivo, que hoy está en el 60 o 62%, y que próximamente lo quieren llevar a casi la mitad, 37 ó 38% como Chile, para poder hacer sustentable el régimen de capitalización, Y el bocado final es la privatización del sistema”.

Lunes 30 de octubre de 2017