Reforma laboral: “El proyecto del gobierno consagra el trabajo en negro en la Argentina”, señaló Hugo Yasky

Ayer se reunieron las dos CTA con varios gremios analizando el borrador de reforma laboral. “Y también estuvimos con el titular de la CGT de Francia, que explicó la situación de su país, donde el presidente Macron aplicó una reforma y ellos están en un proceso de lucha desde hace meses. Además estuvo la gente de la CUT de Brasil y “descubrimos” que la reforma que propone el gobierno de Macri tiene prácticamente los ejes centrales de la de Brasil”, indicó Yasky en diálogo con Mañana Sylvestre.

“Estamos ante una situación muy grave para los trabajadores, porque hay un intento de empoderar al sector empresario. El texto del borrador parece redactado directamente en una gerencia de personal y el trabajador queda absolutamente desvalido –continuó Yasky-. A partir de esta reforma tendríamos un empresariado con todos los derechos y trabajadores absolutamente sin ningún derecho. Llega hasta el extremo de lo que se denomina `trabajo base cero´, es decir que se cobra por lo que se hace. Y esto que parece muy moderno en realidad nos lleva al punto en que venían nuestros abuelos cuando en el mundo laboral el trabajador recibía la paga del día se iba a su casa y esa era toda la cuestión”.

Para el secretario general de una de las CTA los aspectos más negativos del proyecto del Gobierno son “el trabajo contratado por tiempo reducido por 7 días; el pedido de prescripción para hacer una causa por razones laborales –que antes de la dictadura militar era de 4 años, la dictadura lo bajó a 2 años, y ahora se reduce a 1 año-. Aparte aparece un fondo de cese laboral igual que el que existe en Brasil, es decir que los propios trabajadores van a estar contribuyendo para un fondo del que surgirán las indemnizaciones a través del pago de impuestos. Se eliminan las horas extras y de hecho se elimina la jornada de 8 horas: por razones estacionales o por períodos de venta las empresas pueden necesitar que su personal trabaje menos de las 8 horas, pero después, cuando necesiten que esté hasta 10 ó 12 horas, eso no lo van a computar como pago de horas extra, van a hacer un promedio anual…”.

Yasky denunció además que “hay un profundo ataque al artículo 14 BIS y al concepto de `protector´, que hace que las conquistas del trabajador no puedan ser revistas legalmente ni en la relación laboral. A partir de esta ley el empresario se queda con todos los derechos, desaparece por ejemplo una figura clave que es la protección ante el despido sin causa. Ahora el despido va a ser un trámite, absolutamente despojado de cualquier posibilidad de defensa. Es decir, se consagra una asimetría definitiva y totalmente desbalanceado entre un empleador empoderado y un trabajador desvalido.

Movilización prevista
En su paso por el aire de Radio 10 Yasky comentó que “fuimos excluidos de la convocatoria; la única respuesta de Ministro Triaca fue un WhatsApp diciendo que las dos CTA quedaban afuera porque optaba por escuchar a la CGT, que según él es más representativa. Esto es falaz, ya que nosotros hemos participado siempre del Consejo del Salario en cualquier instancia. Hemos decido enviar por carta documento nuestro rechazo a esto que va a significar un perjuicio tangible para los trabajadores. Vamos a realizar una movilización el día que se trate esta ley, que será el inicio de una serie de acciones, entre otras cosas la convocatoria a un plenario en cada provincia con todas las fuerzas del movimiento sindical”.

“Hay que nacionalizar el rechazo a esta reforma -enfatizó el diputado electo-. Y a partir de la semana que viene empezaremos las reuniones con los jefes de bloques de los partidos democráticos, que entiendo que no pueden convalidar una reforma de este tipo, que es un saqueo al derecho laboral, que vacía la justicia laboral y que por ejemplo perdona a todas las empresas que están en el Repsal, que es un registro público de empleadores con sanciones laborales. Es decir, perdona a todas las que entren en este blanqueo a partir de la sanción, para que puedan volver a entrar en licitaciones, volver a tomar crédito… Esto no está pensado no para las pymes, ya que ninguna pyme está en este registro. Está pensado para las grandes empresas que desde el 2014 figuran en ese registro y que ahora se quieren lavar para poder empezar a negrear a los trabajadores de nuevo, porque en nombre del blanqueo laboral esta reforma consagra definitivamente el trabajo en negro en la Argentina”.

Viernes 3 de noviembre de 2017