Roberto Di Sandro, presenta su libro en el que testimonia 66 años de actividades en Casa Rosada

El reconocido periodista Roberto Di Sandro, quien superó las seis décadas cubriendo los acontecimientos en la sala de prensa de la Casa de Gobierno estuvo en Mañana Sylvestre donde habló de su libro “A mí no me lo contaron”, donde relata parte de sus vivencias como trabajador del periodismo.

“Me hice peronista de chiquito, en 1945 estaba en Plaza de Mayo con algunos muchachos del colegio Nacional Roca, y aparecimos en Plaza de Mayo a las 11 y media de la noche, para escuchar al entonces Coronel Perón, que salió a los balcones después de estar detenido en la isla Martín García. Me volqué al peronismo porque creo que (Perón) ha sido uno de los más grandes estadistas de la Argentina, y dignificó al trabajador. Lo siento y lo llevo encima permanentemente y nunca he cambiado de parecer político”, dijo Roberto Di Sandro, sobre sus reconocida militancia partidaria, en el marco del lanzamiento de su libro “A mí no me lo contaron”, donde resume las anécdotas más recordadas de su vida periodística en sus 66 años de cobertura en la sala de prensa de Casa Rosada.

“Yo empecé en el ´47 en Telam y me pasaron a Casa de Gobierno un 27 de octubre de 1947 y desde ese momento hasta hoy que estoy en Crónica cumpliendo tareas de cronista, sigo en la sede gubernamental y he visto 25 gobiernos”, comentó.
Sobre el libro de reciente lanzamiento, explicó que “la mayoría son anécdotas contadas con absoluta sencillez, que le sirven a las nuevas generaciones, con hechos algunos dramáticos, otros que son para sonreir un poco”.

En relación a su primer encuentro con Perón, Di Sandro refirió que fue “en 1947, una mañana, estaba junto a Luis Clur, Osvaldo Piñero y Enrique Bugati. Perón estaba recorriendo la Casa de Gobierno viendo qué necesitaba cada oficina y se produjo el primer encuentro de los periodistas con Perón”.

“A Evita la conocí una madrugada cruzando al Ministerio de Trabajo, donde Perón la fue a buscar para decirle que había llegado el momento de terminar la jornada. Eran las 4 de la madrugada y Evita estaba recibiendo gente que venía del interior, a quienes les daba trabajo. Perón le dijo ´Negrita, tenés que ir a descansar´, y Evita dijo: ´No, me quedó acá, Juan, porque tengo que atender a toda esta gente. Decile al cocinero que me prepare las milanesas y me las deje en la heladera´”, relató acerca de su primer contacto con Eva Perón.

“Hablé una vez con ella, en un almuerzo que nos dio Perón en 1948 en Olivos, y allí estaban presentes Mariano Mores, Hugo del Carril, Nelly Omar y Alberto Castillo, entre otros. Yo le pregunté: Señora, ¿Qué tango le gusta? Y me dijo Uno, y ahí se lo tocó Mores”, narró.

Audio completo de la entrevista

Viernes 29 de noviembre de 2013