“A pesar de la caída del consumo, los precios no han dejado de subir”, remarcó Héctor Polino

El ex dirigente socialista y actual referente de la consultora Consumidores Libres habló con Mañana Sylvestre sobre la situación económica y el impacto en salarios y haberes jubilatorios, tras conocerse la caída de la ventas de lácteos que llegó hasta el 13% en los primeros cinco meses del año.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

La debacle de las ventas y de la actividad del mercado interno tiene como correlato el derrumbe del poder de compra de los salarios y de las jubilaciones, en un combo que complica aún más a la alicaída economía argentina.

Tras conocerse la caída de las ventas de los lácteos, cifrada en hasta 13% en los primeros meses del año, conversamos en Mañana Sylvestre con Héctor Polino, titular de la consultora Consumidores Libres.

“Sin duda ha habido una caída en el poder de compra de los salarios que perciben los trabajadores y en los haberes de la clase pasiva, sobre todo de los que perciben el haber mínimo que son el 70% de los jubilados y pensionados”, expresó Polino.

“A pesar de la caída del consumo los precios no han dejado de subir. En los primeros 15 días del mes de julio hubo un aumento del 1,89% en alimentos aunque hubo una pequeña merma en relación a los 15 días del mes de julio del año anterior cuando fue de 2,37%. Pero la inflación entre el 1 de enero y el 15 de julio de 2018 fue de 16,38% y este año llegó a 28,23% para el mismo período”, puntualizó.

En relación a la suba de precios y su impacto negativo en los bolsillos de los argentinos, Polino precisó que “si continua libre el precio de los combustibles, como se estableció por el ministro de energía y minería a partir del 1 del octubre de 2017, esos aumentos modifican las estructuras de costos de las industrias y comercios, y lo mismo ocurre con los servicios públicos o el precio del dólar”.

A su vez, el consultor y ex dirigente del socialismo dio cifras duras acerca del crecimiento de la pobreza y de la indigencia en Ciudad de Buenos Aires.

“En 2018 los pobres en la Ciudad eran 491.000 personas y en un año aumentaron 94.000, y hoy pasamos a 585.000. Mientras que los indigentes eran 132.000 y ahora son 184000”, apuntó.

Lunes 22 de julio de 2019