“Sentí bronca e impotencia porque esto se podría haber evitado si nos hubieran escuchado”, expresó Roberto Baradel, de SUTEBA

Compartir

Una gran conmoción vive el mundo educativo por la muerte de la vicerrectora de la Escuela N°49 del Partido de Moreno, Sandra Calamano de 48 años y del auxiliar Rubén Rodríguez de 45, situación que se desencadenó por las deficiencias de infraestructura y la mala instalación de una garrafa que finalmente explotó.

En el aire de Mañana Sylvestre, el titular de SUTEBA manifestó su dolor por el suceso y advirtió que en varias ocasiones había trasladado reclamos al Ministerio de Trabajo y a la gobernación bonaerense por los problemas edilicios que aquejan a ese colegio.

“Sentí bronca e impotencia porque esto se podría haber evitado si nos hubieran escuchado. Hicimos dos notas al ministerio de Trabajo, en cada una de las paritarias, en todas las reuniones le hicimos el mismo reclamo, 10 o 20 veces, también notificamos a la gobernadora. Tanto nos dijeron por el paro de CTERA, que entre otras cosas era por reclamos de infraestructura”, expresó Baradel en Radio 10.

Luego añadió que “si hubieran mandado a un inspector, esto no habría sucedido porque tenía que clausurar el lugar de trabajo en esas condiciones. Pero en vez de escucharnos, nos atacaron y el resultado es la muerte de un auxiliar y una docente”.

Más adelante, conmovido, Baradel recordó las palabras de la mamá de una de las víctimas quien le refirió: “Nos hacen esto porque somos negros, porque creen que no tenemos derechos”.

Acotó que el desastre ocurrido en el colegio “pudo haber sido mayor” si se hubiera desatado minutos después cuando llegaban los chicos y el grueso del equipo docente.

“He confrontado con otros gobiernos, pero nunca viví una situación de semejante destrato y desprecio y ataque a la escuela pública como ahora”, remarcó.

Viernes 3 de agosto de 2018