“Sería saludable que la Corte tuviera un número más amplio de integrantes”, señaló el camarista Alejandro Slokar

El magistrado integrante de la Sala N°2 de Casación Penal se pronunció en Mañana Sylvestre en favor de sumar nuevos integrantes al máximo tribunal, y remarcó que hay proyectos de la oposición en el Congreso que van también en este sentido. Además habló del funcionamiento de la Justicia y aseguró que el poder judicial se “debe una autocrítica” de cara a la sociedad.

“A lo largo de la historia, la Corte ha tenido muchas modificaciones en el número de integrantes. A mí me parece que sería saludable, desde el punto de vista técnico, que el número debería reunir podría un poco más amplio”, señaló Alejandro Slokar, juez de la Sala de Casación Penal N°2, ex secretario de Política Criminal e integrante de la agrupación Justicia Legítima.

“Todas las asociaciones, desde Poder Ciudadano, asociaciones por derechos civiles, el CELS, reclamaban que se amplíe la Corte a 7 miembros. Recuerdo que hubo proyectos de la oposición con dictamen favorable en la comisión de Justicia y Asuntos Constitucionales como el presentado por Margarita Stolbizer, que concluían en que el número debería ser de 7”, acotó el funcionario judicial.

Slokar llamó a buscar parámetros en otros países del mundo, en donde se aumenta muchas veces por encima de 7 los miembros del máximo tribunal e incluso y divide a la Corte en salas.

Sin embargo, destacó la tarea hecha por la última composición de ministros del Tribunal, y dijo que “nadie puede dejar de decir que esta Corte con los fallos dictados marca una distancia inmensa respecto de todo lo anterior conocido”.

La autocrítica de la Justicia

En Radio Del Plata, Slokar aseguró que el poder judicial se “debe una autocrítica” de su accionar de cara al resto de la sociedad.
“La autocrítica es indispensable para todo poder, porque si no uno termina anquilosado en fórmulas que no dan buen resultado. La autocrítica es una nota central que se debe el poder judicial. La responsabilidad es responder de cara a la sociedad acerca de lo que se hace”, dijo.

Además criticó la idea de “corporación” que gira siempre en torno de los miembros del poder judicial.

“Defender los intereses de un sector, me parece importante y lo hacemos todos, en la universidad, o en el propio ejercicio periodístico. Ahora aquello sesgado, que suene faccioso, que no mire al interés general indudablemente no puede ser un corporativismo sano”, dijo sobre la denominada “familia judicial”.

“lo que muchas veces rebela al ciudadano es estar frente a un monstruo que tiene plazos eternos, con un argot indescifrable, de cómo expresa los fundamentos en sentencias, y que se maneja con un doble estándar. Porque sabemos bien que aquellos que no tiene dinero para soportar grandes estudios, ni padrinos, ni editorialistas, lamentablemente solo sufren la arbitrariedad del poder judicial, sobre todo en materia penal. Y no se puede criminalizar sólo al ladrón de garrafas”, consignó.

Martes 21 de octubre de 2014