“Si Alberto tuviese lo que dicen los medios, no podría hablar, y tendría que estar en terapia intensiva”, expresó Donato Spaccavento

Compartir

Según el último parte médico del Sanatorio Otamendi, Alberto Fernández padecería “una inflamación pleural que podría corresponder a una obstrucción arterial subsegmentaria”. Además se supo que el dirigente peronista permanecerá internado al menos hasta el jueves.

En Mañana Sylvestre explicó el diagnóstico sobre el estado de salud de Alberto Fernández, el médico sanitarista y ex director del Hospital Argerich Donato Spaccavento, quien remarcó que la enfermedad que padecería el candidato presidencial sería una simple infección respiratoria.

“La pleuritis la hemos padecido muchos a través de bronquitis o inflamaciones pulmonares. Mucha gente tiene pleuritis y la enfermedad pasa inadvertida y sin diagnóstico, y se cura espontáneamente con tratamiento habitual para infección respiratoria. Él ingresó con tos y un dolor de pecho que es habitual en esta época del año”, precisó el médico en Radio 10.

El especialista desmintió que el diagnóstico de tromboembolia pulmonar que circuló en algunos medios gráficos, enfermedad de gravedad superior a la que explicitada desde el propio sanatorio.

“La tromboembolia pulmonar es un coágulo de sangre que se desprende de las paredes de las arterias y empieza a obstruir en distintas partes del pulmón. Pero si Alberto tuviese lo que dice Clarín no podría hablar, ni caminar, y tendría que estar en terapia intensiva”, sostuvo.

Más adelante, opinó: “Todo esto es una operación política del Gobierno para generar una especie de temor para cierta parte de la población para deslizar que la próxima presidenta sería Cristina. Es un objetivo inescrupuloso de una prensa canalla, que quieren hacer ver que Alberto está mal de salud”, indicó.

“Hay una incompatibilidad absoluta entre la vida que está haciendo él y lo que dicen que tiene”, cerró.

Miércoles 5 de junio de 2019