“Si no paran el ingreso de importados, todos los talleres van a desaparecer”, dijo Saúl Carrizo, del gremio del calzado

La empresa internacional de calzado deportivo Puma decidió adelantar vacaciones a 900 trabajadores de sus plantas ubicadas en las localidades de Chamical y Chamical, en La Rioja. En Mañana Sylvestre, Saúl Carrizo, titular de la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado en dicha provincia explicó algunos de los problemas troncales que afectan al sector, y apuntó contra la apertura indiscriminada de importaciones y la recesión económica.

“Por las altas temperaturas que tenemos en la provincia los trabajadores se toman las vacaciones después de la primera quincena de diciembre. Ahora estas plantas están de vacaciones desde el 3 de octubre y la planta de La Rioja Capital entra en vacaciones el 21 de noviembre”, explicó.

“Todo esto es causa de las importaciones que ingresan de países asiáticos y la caída en las ventas. Hoy solo se produce para el depósito”, remarcó sobre la complicada situación que padece la producción nacional por estos días.

“Puma es la única planta del país en calzado deportivo que el 80% lo hace en Argentina, no así las otras marcas que hacen solo el 10% y lo demás lo traen de afuera. Esperemos que se termine la recesión rápido porque al ritmo que vamos, vamos a quedar con 400 trabajadores en la calle”, advirtió.

A un precio de 10 dólares la capellada importada, no sé si le conviene fabricarla acá, ese es el drama. Si no paran el importado, todos los talleres van a desaparecer”, finalizó.

Audio de la entrevista

Miércoles 12 de octubre de 2016