Submarino desaparecido: “El ARA San Juan está preparado para estar 70 días sumergido y con combustible para 90”, explicó Antonio Mozzarelli

Ya lleva cinco días perdido el submarino ARA “San Juan”. Llama la atención la poca información que hay: aún permanece perdido y sin pistas. “Evidentemente la dilación en establecer una comunicación concreta genera la incertidumbre que tenemos y los preparativos que se están llevando a cabo -dijo Mozzarelli en comunicación con Mañana Sylvestre-. En otras oportunidades hubo dilaciones en las comunicaciones que en tiempos de paz se le imponen al submarino por razones de seguridad. Por lo tanto hay una cantidad de medios en la zona y otros que se están preparando. No hubo confirmación que esas comunicaciones que se recibieron pertenecieran al submarino. En consecuencia siguen adelante los preparativos con participación de unidades extranjeras y además -algo muy importante- con un submarino de rescate que nosotros no tenemos y que sí tiene la Armada norteamericana y entiendo que ya llegó al país”.

Mozzarelli comentó que los submarinos de rescate son unidades pequeñas que tienen la aptitud de adosarse a la escotilla de la cubierta del submarino supuestamente hundido, hacer ventosa, abrir las escotillas y establecer la comunicación entre el submarino de rescate y el interior del submarino, llegado el caso de que hubiera personal a bordo rescatarlo”.

Expansión del área de búsqueda
El ex submarinista explicó que “a partir de la comunicación que hubo aproximadamente a las 7 de la mañana del último miércoles, la posición y el rumbo y la velocidad que llevaba el ARA San Juan ha establecido un área de búsqueda en la cual están actuando las unidades que lo están buscando. A medida que el tiempo transcurre esa área se va ampliando, se va haciendo más grande y por supuesto más difícil de cubrir en su totalidad. En este momento está ocurriendo eso. Porque para poder utilizar el medio de rescate que mencioné es necesario ubicar el buque primero”.

“Al submarino de rescate se lo puede llevar por medios aéreos con unidades especializadas a la zona y se lo pone en el agua en aproximadamente el lugar donde se lo va a utilizar –destacó Mozzarelli-. No tiene que navegar por sí mismo. Se lo lleva a una unidad de superficie que está en la zona y de ahí se lo pone en el mar”.

El vicealmirante retirado destacó que “el tiempo transcurrido hace se tenga que poner en marcha todos los medios de rescate posible. Lo importante ahora es localizar el buque. Sea que estuviera en superficie –cosa que dudo por el tiempo transcurrido y a pesar del mar y de la dificultad para avistarlo y detectarlo por radar-. Si el ARA San Juan está navegando sumergido, entonces sirven los buques antisubmarinos con su sonar para detectarlo y establecer incluso una comunicación mediante un teléfono especial (un sistema de corto alcance de no más de 10 km). Si no estuviera navegando y estuviese apoyado en el fondo por razones que desconocemos, la localización presentaría otros problemas porque los sonares antisubmarinos en estos casos no lo van a localizar”.

Oxígeno y víveres
Con relación a la capacidad de oxígeno que tiene, Mozzarelli indicó que el ARA San Juan “es un submarino oceánico. Está diseñado para operar normalmente hasta 70 días continuados en inmersión y con sobrecarga de combustible hasta un máximo de 90 días. Para la operación que estaba realizando, que entiendo que iba a durar 10 a 12 días, con toda seguridad embarcaron víveres suficientes y probablemente en exceso, para unos 15 días o una semana más. En cuanto al oxígeno y el anhídrido carbónico, el submarino tiene bancos de oxígeno medicinal a bordo para restituir el oxígeno consumido por los seres humanos y unas cápsulas de cal soda para fijar el anhídrido carbónico de manera que durante su capacidad de permanencia en el mar el buque puede mantener los niveles de oxígeno y anhídrido carbónico para la respiración humana”.

El vicealmirante retirado explicó que “en Mar del Plata está la base de submarinos porque en nuestra costa, dada la plataforma continental de baja profundidad, es el punto desde el cual navegando en superficie se arriba más rápidamente a la zona de profundidad para ir a inmersión”. Mozzarelli comentó además que estos submarinos “están diseñados para navegar permanentemente en inmersión. De manera que cuando pueden, navegan en inmersión, porque inclusive navegan a más velocidad, con independencia del oleaje, y el personal está mucho más cómodo adentro que navegando en superficie”.

Reparación reciente
El ARA San Juan había sido reparado hacía unos dos años: “Se le hicieron importantes reparaciones de media vida, que implicaron el corte del casco resistente para cambiar baterías y para cambiar el block de motores”, detalló Mozzarelli.

Consultado sobre cuál es su hipótesis sobre lo que está pasando, dijo que “algo ocurre que le ha impedido al submarino tomar otras medidas como para salir a superficie o mandar señales más concretas que pudieran alertar a los que lo estamos buscando para facilitar su localización. Eso es llamativo y es la razón por la cual se están haciendo los preparativos que incluyen el submarino de rescate norteamericano”.


Lunes 20 de noviembre de 2017