Suspenden a 500 trabajadores en Cargill: “Todo roza la ilegalidad, y sufrimos una persecución gremial”, dijo Marcos Pozzi

Compartir

Se profundiza el conflicto laboral en la empresa Cargill donde suspendieron a unos 500 trabajadores, situación que se suma a los 44 despidos sufridos en enero pasado en las plantas de Villa Gobernador Gálvez, Alvear y Bahía Blanca.

En Mañana Sylvestre explicó la incertidumbre que viven los trabajadores de la multinacional, Marcos Pozzi, quien es delegado en dicha compañía.

“Despidieron a 44 compañeros y queremos recuperarlos. Vencieron conciliaciones y empezamos con paros sorpresivos y la planta el martes decidió suspendernos a todos. Se cerraron todos los portones con llaves y nos enteramos en la madrugada, a través de un cartel, que estábamos todos suspendidos sin goce de haberes hasta el 10 de abril. Lo denunciamos como un lock out patronal en el Ministerio de Trabajo de Santa Fe y hoy tenemos una audiencia de conciliación”, explicó.

Para Pozzi, el accionar de la multinacional en el conflicto “roza la ilegalidad”, y “estamos sufriendo una persecución gremial”.

Aseguró que pretendieron sacarle su cargo como delegado luego del paro lanzado en febrero y ahora la empresa se niega a certificar firmas de las autoridades de la obra social, con lo cual hay atraso en los pagos correspondientes.

“Cargill es la empresa que más facturó el año pasado, hablamos de $55.000 millones. Están haciendo punta de lanza del proyecto del ministro de Trabajo, que quiere flexibilizar el trabajo y nuestros convenios”, expresó.

“Como ya lo hicieron con la empresa San Lorenzo, con los aceiteros, vienen a adoctrinarnos. En paritarias siempre nos ha ido bien y vienen atrás de eso, de sacarnos esta rebeldía por discutir salarios”, finalizó Pozzi.

Lunes 9 de abril de 2018