Tratamiento con plasma: “Para nosotros fue un milagro, porque lo que vivimos fue una pesadilla”, dijo Carlos Arapa, recuperado de COVID

Compartir

Carlos Arapa es trabajador de la construcción. Tiene 40 años, y vive en Grand Bourg, en el partido de Malvinas Argentinas en el Conurbano bonaerense. En principio de mayo, se contagió de coronavirus, enfermedad que transitó junto a su padre de 59 años. Ambos se recuperaron gracias al plasma de convalecientes, y representan los primeros casos que recibieron dicho tratamiento.
En Mañana Sylvestre, Arapa contó en detalle el drama que padeció tras cursar la enfermedad, y salir de terapia intensiva.

“En el mes de mayo comparto la mesa con mi viejo, y ahí empecé con escalofríos y me voy a dormir y a las 4 de la mañana tengo 39 o 40 grados de fiebre. Me voy al médico al médico y me hacen el análisis de sangre y de orina,y el hisopado, y a las 48 horas me dicen que soy positivo de COVID 19″, contó.

Luego relató: “A partir de allí me aíslo en mi casa, del día 3 al 11 de mayo. Ahí empezó lo peor de la enfermedad, me empieza a agarrar fiebre, dolor de garganta de cabeza, me faltaba el aire, no daba más”.
“Llamé a una ambulancia para que me llevaran al hospital. Me internan y me ponen con oxigeno en terapia intensiva. Estaba a punto para que me entuben, tenía complicado los pulmones, pero gracias al plasma no llegamos a eso. A mí y a mi viejo nos aplican por primera vez el plasma de recuperados, y la recuperación mía gracias a dios fue rápida. Al otro día de recibirlo ya estaba con otro ánimo”, enfatizó.

En Radio 10, destacó que “la pasé muy mal, es feísimo y no se lo deseo a nadie, porque estás ahí y no sabés si volvés a tu casa. Es una verdadera pesadilla lo que pasamos. Ahora estamos pidiendo turno para ir a donar plasma porque tenemos que salvar la vidas, y a todos los recuperados les pedimos que donen plasma. Es una gran esperanza. Para nosotros fue un milagro, y me devolvió a mi viejo a la vida”

Martes 23 de junio de 2020