Un repaso por los proyectos más disparatados que surgieron en Argentina

El periodista y director de “El Cronista”, Fernando González, habló en Mañana Sylvestre por Radio Del Plata de su nuevo libro denominado Crónicas de un país adolescente, donde relata historias insólitas del pasado político reciente.

“La idea empezó en 2010, cuando empecé a hacer las contratapas del Cronista de los viernes en un tono más descontracturado que el habitual, tomando elementos que se dan todos los días y todas las semanas en Argentina, que tienen características más desopilantes, disparatas o polémicas. El año pasado la editorial nos convocó y nos juntamos porque quería darle a eso un formato de libro, no para contar las mismas historias sino buscar otras más extensas. Y de todas las historias que tenía seleccioné 10, de Perón a la actualidad y eso conformó finalmente el cuerpo del libro”, relató el periodista Fernando González, sobre su nuevo libro que será presentado el próximo 26 de noviembre en librería El Ateneo, y que se titula Crónicas de un país adolescente, 7 décadas de proyectos delirantes.

“La primera historia es de 1951 cuando el Gobierno de Perón anunció que la Argentina tenía la fusión nuclear en frío y controlado en el laboratorio y el proceso para tener incluso la bomba atómica. Había un científico austríaco de apellido Richter, que había trabajado en Alemania, y que como muchos científicos en la posguerra, estaba libre y lo contrató Perón, y rápidamente se anunció que Argentina tenía el proceso de fusión nuclear. Se le puso un laboratorio en la isla Huemul, y 2000 personas trabajando para montar el laboratorio, y con el tiempo, 1 año después se supo que no tenía ese proceso. Hoy no existe el proceso de fusión nuclear controlado en laboratorio, sigue siendo en desiertos, o en mares. Pero la Argentina fue tapa de todos los diarios del mundo por un proyecto que nunca existió”, indicó el periodista sobre la primera de las historias extrañas que relato su libro.

También el libro habla de La noche de los Bastones Largos, de la violencia política de los años ’70, como también de la Guerra de Malvinas, a la que trata como “otro gran acto adolescente” de nuestra sociedad que acompañó durante 74 días el conflicto que impulsó la dictadura militar.

“Otros proyectos no fueron disparatados, sino que son muy deseables para Argentina, pero hechos fuera de tiempo, con manejo de la oportunidad equivocado. El traslado de la Capital a Viedma fue uno de ellos, que me hubiera gustado mucho que se hubiera hecho pero Alfonsín lo impulsó cuando ya su gobierno estaba muy deteriorado y el proceso económico muy complicado”, comentó.

El libro de González también profundiza sobre la famosa “aeroisla” que quiso crear Carlos Menem, el corralito en época de la Alianza o el proyecto del tren bala lanzado por Néstor Kirchner.

“Estos episodios los trabajé con algunas historias particulares para que se dé un mix entre un ensayo y una crónica, y eso es lo que consiste el libro”, cerró.

Audio completo de la entrevista

Viernes 14 de noviembre de 2014