“Vendo el kilo de helado a $50, para juntar plata y pagar la luz”, contó Oscar, que cierra su heladería en San Clemente tras 20 años

“Históricamente la factura de luz llega en Semana Santa, uno ahí hace el balance, cierra la temporada, y siempre se pagó siempre sin problemas y en promedio son unos $2000. Esta factura que me vino ahora es de $5.000, y no la pude pagar en término. Con los recargos y el consumo de casa son arriba de $7.000, y no los puedo pagar”, sintetizó Oscar Guerrero, sobre el cierre de su pequeña heladería en el Municipio Urbano de la Costa, y en el que relató el impacto que tuvo la quita de subsidios electrónicos en la pyme de su propiedad.

“Las heladerías funcionan con las heladeras las 24 horas, e hice una buena producción para mantenerla abierta. Generalmente doy trabajo a 4 familias, y este año tuve que achicar, porque tomé solo 2 empleados y uno solo durante el año y ya no lo puedo mantener. Tengo que liquidar lo que tengo, porque o me cortan la luz y pierdo todo, o ofrecerlo a la venta a menos del costo”, manifestó.

Oscar está vendiendo todo el stock a $50 el kilo, con el objetivo de sumar dinero y poder afrontar el pago por la factura de electricidad.

También habló de la complicada situación de los comercios de la zona, de las ferias, verdulerías y carnicerías que trabajan con cámaras de frío, y que no pueden afrontar los costos por la suba de la electricidad.

“Los negocios chicos están con tendencia a desaparecer, los comerciantes con el tema del consumo de energía lo están pasando mal. Antes se dependía de la temperatura, porque si hacía frio yo no vendía, pero ahora la gente no compra porque no tiene dinero. No sé que quiere el presidente, que desaparezcamos, hay gente que está contenta y no sé por qué”, remarcó.

Audio de la entrevista

Viernes 29 de abril de 2016