“Veremos desempleo en las pequeñas y medianas empresas”, auguró el economista Dante Sica

En diálogo con Mañana Sylvestre, el economista y director de la consultora Abceb.com se refirió al estancamiento económico que se vive en los últimos meses. También habló del cepo cambiario y pronosticó nubes negras en el próximo semestre. “Ya en las industrias hay pocas horas extras”, señaló.

“Todos queremos pensar en el peso como moneda de ahorro. El problema no es el dólar, sino que es el peso, y el problema del peso es la inflación. Teniendo una tasa de inflación en los últimos 4 años consecutivos por arriba del 20%. La gente ve que si ahorra en pesos pierde valor, o pierde poder de compra. En un país como la Argentina que viene acostumbrado a la hiperinflación, al plan bonex, al corralito, y a un mercado de capitales tan chico, la forma de refugio natural de cualquier ahorrista medio sigue siendo la divisa (extranjera) para mantener el valor”, dijo Sica, respecto a la polémica sobre la pesificación impulsada desde el Gobierno nacional y el cepo cambiario.

Sobre el por qué de este cuello de botella en materia cambiaria, el economista señaló que “hasta el año 2006-2007, cuando la inflación se mantuvo baja, la demanda de dólares como ahorro o como reserva de valor era casi nula. Y desde 2002 a 2007, el atesoramiento de dólares o la salida de capitales no superaba los 2.500 millones de dólares por año. El fenómeno se da a partir de que la inflación comienza a dispararse y después viene la crisis internacional y empieza a demandar fuertemente dólares como una forma de refugiarse”.

Además se refirió a la actividad económico-productiva del país, y refirió que “este año lo que uno vio en la actividad realidad, es que hay como dos ciclos. En una primera etapa en el primer semestre, donde en las industrias se acabaron las horas extras, los contratos temporarios, se acabó la demanda de trabajo. Después de un año en donde la economía venía volando y donde las horas extras eran moneda común en todas las empresas, inclusive algunas estaban con doble turno”.

En este sentido, puntualizó que “en donde primero afectó el empleo es en el sector construcción, que se terminó de trabar con el cepo cambiario. Venía bajando la producción, y la obra pública por problemas presupuestarios y después se trabó totalmente todo lo que es el mercado inmobiliario”.

A consecuencia de esto, para el economista, el impacto se vio en el empleo, sobre todo en la industria de la construcción: “Creo que este trimestre vamos a ver algunas tendencias sobre todo en las empresas medianas del sector metal-mecánico, del sector textil donde quizá tengan menor productividad y donde venían perdiendo competitividad, y creo que vamos a ver algunos problemas de empleo. No una caída generalizada, pero si una caída en pequeñas y medianas empresas. Y lo que se va a ver es que muchas empresas en lugar de despedir van a informalizar el trabajo. Cuando se pierde competitividad, se informaliza, se vende en negro, no se paga cargas sociales, etc”.

Respecto de las perspectivas en el corto plazo, explicó en Radio La Red que “este no es el mundo del 2009, donde Argentina no sólo tuvo sequía sino que se desmoronó la demanda. Hoy lo que es sequía, hay problemas en EE.UU., por eso sube la soja y seguimos teniendo demanda sostenida, con lo cual de alguna manera aliviana el impacto de la baja en la cantidad de producción del sector agropecuario, que tiene una caída del 20%”.

“Vamos a ir a un año que en término mundiales vamos a estar un poco mejor, Brasil seguramente va a haber arrancado y el Gobierno va a tener menor presión con los pagos en dólares pero también hay que ver cuánta agua va a quedar en el tanque. La capacidad del Gobierno para hacer política activa se ha reducido mucho, y este año se está haciendo una política procíclica porque con el control de cambios, la administración del comercio, la pérdida de capacidad fiscal para poder impulsar algunos planes de alguna manera acentuó la desaceleración en lugar de frenarla”, subrayó.

Audio completo de la entrevista

Martes 10 de julio de 2012