“Ya somos tres los informáticos que peleamos contra el voto electrónico que fuimos allanados, y cuatro fuimos involucrados en causas penales”, denunció Javier Smaldone

Compartir

“A las 6 de la mañana la Policía Federal golpeó la puerta del departamento donde me encontraba con una orden de allanamiento, donde el juez ordenaba incautar todo dispositivo electrónico de comunicación y almacenamiento que encontrara. Se me aclaró que no estaba detenido, pero como ocurre normalmente en un allanamiento, debía quedarme paradito con las manos al costado del cuerpo sin poder hacer nada”, detalló Smaldone en diálogo con Mañana Sylvestre.

“En total fueron 5 horas de allanamiento, y recibí una llamada donde se me indicó que debía ir a la dependencia policial por averiguación de antecedentes. Lo cual es muy gracioso, porque si uno va a allanar a alguien, primero averigua sus antecedentes. Me llevaron esposado en un patrullero. Eso para mí es una detención, por más que digan que es una demora…”, añadió Smaldone.

“Estuve 12 horas sin poder ir al baño solo, ni llamar por teléfono, ni hacer nada -detalló Smaldone-. Eso para mí es estar detenido. En esas 12 horas nadie fue capaz de explicarme de qué se me acusaba. La orden era del juez federal Luis Rodríguez. ¿Y qué buscaban? Buscaban dispositivos de comunicación e informáticos, supuestamente en relación a la filtración de datos de la Policía Federal, de la Prefectura y la Policía de la Ciudad que ocurrió el 11 de agosto. Pero yo no solamente no filtré ese material, sino que de hecho no se me acusa de haber hecho eso… La filtración fue hecha por un anónimo. Yo no conozco esa persona y no tengo relación con esa ella. Y además eso tiene que ver con una situación que comenzó en febrero de 2017, cuando hackearon la cuenta de correo de Patricia Bullrich, oportunidad en la que también hackearon las cuentas de correo de la Policía Federal y del Ministerio de Seguridad. Y esto fue hecho aparentemente por la misma persona, o por el mismo grupo de personas. O sea que es una cosa que tiene una continuidad de 2 años y medio… En ese momento se inició una causa penal en donde yo también fui investigado porque ayudé a descubrir no la información que se había robado (que nunca se filtró), sino el hecho; es decir que ayudé a informar lo que había pasado, y terminé presentándome voluntariamente como testigo en la causa, aportándole pruebas al juez de lo que estaba pasando, luego de que mandaran detener a tres personas que evidentemente no tenían nada que ver…”.

“Y ahora resurge este tema: todo indica que son las mismas personas y que es la misma filtración que se viene sosteniendo desde hace 2 años y medio -comentó Smaldone-. Y nadie hizo nada para solucionarla, más que meter en cana a perejiles que luego son escrachados por los periodistas en redes sociales con videos, fotos y demás, como acostumbran. Y ahora me vienen a buscar a mí, me secuestraron todos mis elementos de trabajo y de comunicación; y no solamente no puedo laburar, sino que estuve casi un día sin poder comunicarme con mis hijos. Solamente por levantar el dedito y decir ´esto que está pasando viene pasando desde hace rato y nadie hace nada por solucionarlo realmente`”.

A continuación el panel le consultó a Smaldone si no asociaba su detención con su denuncia de la empresa Smartmatic y con todo lo que venías advirtiendo antes de las PASO. A lo que el experto informático respondió: “De las personas involucradas en esta pelea contra la iniciativa del Gobierno de imponer el voto electrónico, ya somos tres los que hemos sido allanados, y cuatro en total los que hemos sido involucrados en causas penales. Y siempre salimos sobreseídos. Lo cual ya es más que sospechoso. Realmente esto es una persecución política”.

Smaldone agregó que “no recibí ninguna explicación de parte del juzgado. Nada. Ni siquiera me dijeron cuáles eran las sospechas. Mi abogado está viendo a ver si puede conseguir que vaya y pueda sentarme ver el expediente”.

Viernes 11 de octubre de 2019