“YPF tuvo un trato desconsiderado y autoritario con sus propios expendedores”, señaló Oscar Díaz

Compartir

En Mañana Sylvestre, el Presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina apuntó a Repsol y al grupo Eskenazi y refirió que “ante una queja te decían ´si no te gusta te podés ir´”.

“Ayer estuvimos reunidos aquí en Buenos Aires todas las cámaras de expendedores del país, donde analizamos el tema y dimos a conocer un comunicado donde señalamos los motivos por los cuales apoyamos esta medida que ha tomado el Gobierno nacional de nacionalizar a la empresa YPF, fundamentalmente teniendo en cuenta el manejo desafortunado que ha tenido esta compañía en los últimos años, que además de lo que se señala acerca de la falta de inversiones y al envío de importantes remesas al exterior, el trato desconsiderado y autoritario que ha dado a sus propios expendedores para obtener mayores ganancias, en perjuicio de sus propios operadores”, dijo Díaz.

“Nosotros le hemos reclamado al Gobierno y a la propia empresa para que revierta un montón de medidas que había tomado, de carácter comercial con los operadores y no tuvimos ningún eco favorable” agregó.

Luego explicó que “nosotros estamos en un sistema de consignación. El operador de estaciones de YPF recibe combustible en consignación y lo vende por cuenta y orden de YPF y cobra una comisión sobre la venta. Obviamente paga el combustible una vez que lo vendió. Bueno, la compañía obligaba al expendedor a pagar por adelantado el combustible que pasó a ser propiedad del operador. En un sistema de consignación no tenía sentido esto. Cada estación tenía que tener depositado un promedio de $400.000 a $500.000 por adelantado en la cuenta de la compañía. Son 1.300 estaciones y más de $400 millones que la empresa tenía sin pagar ningún tipo de interés. Se financiaba con plata de los operadores”.

Más adelante,precisó también otras irregularidades que realizaba Repsol respecto a sus expendedores y señaló que “la compañía venía reintegrando a los operadores el impuesto al cheque que era una operatoria en el que todos los gastos están a cargo de la compañía. Cuando vino la familia Eskenazi decidió que ese importe ya no debía ser pagado. Nosotros hemos reclamado en infinidad de oportunidades y puedo seguir enumerando infinidad de hechos, así que el desmanejo que ha tenido la compañía en estos últimos años ha sido lamentable”, refirió.

Díaz se quejó del manejo autoritario que tenía la compañía y manifestó que “he tenido la oportunidad como presidente de la entidad de ir a hablar con directores -y que gracias a dios no están más en la compañía-, y cuando uno le acercaba una queja y a mí personalmente me decían “mirá, al que no le gusta se puede ir”. Este tipo de actitudes revelan cómo se manejaban”.

“Yo lo escucho al señor Brufau (por el titular de Repsol) hablar acerca del trato que reciben, yo le diría es lo que hicieron ellos durante todos estos años. Si hablan de inseguridad jurídica yo le mostrarían lo que dicen mis contratos, en cuanto a la devolución de los impuestos”, afirmó.

Audio completo de la entrevista

Jueves 19 de abril de 2012